Una persona, un voto

En la actualidad no hay una única opción democrática que sea la única y perfecta, y esto está demostrado al comparar diferentes democracias en todo el mundo. Ningún Estado hasta el momento ha cumplido todos los criterios necesarios para poder definirse completamente como democrático.

La idea de “una persona, un voto” es fundamental para la democracia, pero de igual modo el cumplimiento de los siguientes 5 criterios también lo es:

  1. Todos los ciudadanos deben tratarse por igual.
  2. Todos los ciudadanos deben tener el mismo derecho a participar en las decisiones políticas.
  3. Todos los ciudadanos deben tener la misma oportunidad para exponer sus puntos de vista y proponer cambios.
  4. Todos los ciudadanos deben tener la misma oportunidad de votar a la hora de tomar una decisión.
  5. Todos los votos valgan lo mismo.

Si uno de dichos criterios falla o se tambalea, ya hace que los otros criterios no se cumplan en su totalidad.

La decisión de una persona no puede prevalecer automáticamente por encima de la decisión de los demás.

“Una persona, un voto” corresponde a un sistema completamente proporcional, en contraste con la realidad de los sistemas electorales actuales. Cuando los votos no valen lo mismo se crea desigualdad y desequilibrios. No únicamente el derecho a voto debe ser igual, sino también su valor cuantitativo real.

En el caso de España el valor cuantitativo varia a lo largo del territorio nacional, donde existen mecanismo de “corrección” de manera que se sobrerrepresentan los territorios rurales, causando que dos partidos con el mismo número de votos uno puede conseguir 5 escaños y otro 1. De esta manera,  conseguir los mismos votos no significa conseguir los mismos escaños, ya que unos votos valen más que otro. La proporcionalidad es absolutamente necesaria entre votos y escaños, y la aplicación de su distribución independientemente del territorio o circunscripción.

La aplicación de “una persona, un voto” es fundamental para dar un paso más a la aproximación de la idea real de democracia, sin ningún tipo de diferenciación entre votantes, ni por zona, valor o número.

 

#EspañolesDespertad
#UnaPersonaUnVoto

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *